Pagina de inicio
#publicaciones

Leyes y apoyos de gobiernos estatales para fomentar el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil en México

“El marco fiscal no se ha renovado para constituirse en una herramienta de fomento a las actividades de las OSC, con mecanismos para reducir su carga impositiva y fomentar las donaciones privadas, en virtud de su carácter no lucrativo y por la contribución que hacen al desarrollo del país.”

A lo largo de la región latinoamericana la participación de sociedad civil organizada (SCO) ha sido fundamental en diversos sucesos históricos: a lo largo de las transiciones a gobiernos más democráticos, con sus contribuciones en la reducción de la desigualdad social y de género, en su esfuerzos para la pacificación de contextos de violencia y en la construcción de procesos de justicia, memoria y no repetición. 

Sin embargo, María Isabel Verduzco, en esta publicación, realiza un importante planteamiento sobre las pocas o nulas acciones que se han impulsado en México a lo largo de los distintos sexenios para fomentar el asociacionismo independiente a través de las organizaciones de la sociedad civil (OSC). Por el contrario, las agrupaciones han atravesado en los últimos años múltiples regresiones a la normativa legal y fiscal que rige su labor, escalando hasta la violencia explícita que atraviesan activistas y personas defensoras de derechos humanos.

Verduzco no se limita en dibujar un panorama detallado sobre la realidad del sector a nivel nacional y los alcances tras los 17 años de vigencia de la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por las OSC, también lleva a cabo un registro a nivel estatal de las distintas posibilidades que existen para sumar esfuerzos, modificar y replantear programas y leyes que contribuyan al fortalecimiento de su trabajo y que potencien el alcance de sus acciones. 

La autora, al realizar una propuesta relevante para ampliar la participación de las OSC en la escena pública, construye un texto de consulta para que agentes gubernamentales, academia y personas que colaboran al interior de organizaciones tracen de forma colectiva rutas de cambio y alianzas de mediano y largo plazo para emprender proyectos comunes que fortalezcan la libertad de asociación y, en consecuencia, abonen a la transformación social del país.

¡Consúltala y construyamos un sector más fuerte!

#SíConLaSociedadCivil